Tuesday, 16 October 2007

Música y moral

Elijo los fuegos artificiales como ilustración antes que la puesta de sol más asombrosa, porque no estoy hablando de la naturaleza, sino del arte, de algo en lo que ha entrado la composición del hombre, y cuyo significado depende de su relación con las pruebas de los deseos humanos; y elijo la pirotecnia en lugar de la pintura de ninguna clase, porque en ella encontramos la importante propiedad emocional de la velocidad, ausente en el color fijo.

Ante la manifestación mencionada, presenciamos las revelaciones más increíbles de luz y color. Los efectos producidos se suelen asociar con motivos vulgares, ruidos fuertes y los contrastes más banales y estúpidos. A veces las combinaciones son felices durante un instante, por mera casualidad; pero normalmente son caóticas, peculiares, discordantes y llevaderas gracias al esplendor de los materiales empleados. ¡Se trata de una sinfonía majestuosa que no podría ser interpretada sin esas llamaradas orquestales de colores incomparables! Melodías delicadas compuestas de luces flotantes que cambian y se funden de una intensidad pausada a otra en la oscuridad...

MUSIC AND MORALS
REV. H. R. HAWEIS
1889

No comments:

Post a Comment