Tuesday, 20 March 2007

Tristán e Isolda

Este verano estuve en Londres y había un par de exposiciones de Bill Viola con trabajos realizados para un montaje de la ópera Tristán e Isolda de Richard Wagner. Viola es uno de los vídeo-artistas más famosos, pero del que yo nunca había visto nada (miento, sí había visto algo, un vídeo que hizo para la gira de Nine Inch Nails de hace unos años).

La primera de las exposiciones eran unos cuantos vídeos colgados como si se tratase de cuadros, en pantallas planas pequeñas. Las imágenes prácticamente no se movían, y en ciertos momentos eran casi abstractas, pero había algo en ellas, algo hipnótico y místico que me atrapó, y allí me pasé horas y horas observando cómo una pareja nadaba bajo el agua o una mujer caminaba por el desierto. Creo que no tiene mucho sentido que explique exactamente lo que vi porque por mucho que me esmere no podré transmitir lo que sentí viendo esas imágenes.

Otro día fui a ver la otra exposición, que era más impresionante porque había una sala con una pantalla vertical gigantesca, y otra vez me pasé horas y horas atontada delante de sus imágenes.
Después le comenté a una conocida que había ido a ver las exposiciones y me habían encantado, y ella me contestó que había ido y no había aguantado ni cinco minutos, que era 'demasiado intelectual'. Demasiado intelectual... ¿Qué coño significa eso?

No comments:

Post a Comment