Saturday, 9 December 2006

La influyente era MTV

20º Aniversario de la cadena musical
Diego A. Manrique


El País, Lunes, 20 de agosto de 2001

El 1 de agosto de 1981 iniciaba sus emisiones en Estados Unidos Music Television. Era un canal por cable de incierto futuro -por ejemplo, tardaría años en poder verse en el área de Nueva York-, pero debutaba disparando munición gruesa: el primer clip fue El vídeo mató a la estrella de la radio, de The Buggles.

Sí, la soberbia ya caracterizaba a MTV hace veinte años. Aunque pronto pudo presumir de haber modificado radicalmente las estrategias de marketing en la música pop y la imagen de ésta. MTV lograba que el mercado fuera realmente global, y de rebote, los presupuestos de las compañías se disparaban: ya nadie se asombra de que algunos clips sean más caros que una película europea o una producción independiente estadounidense.

Actualmente, MTV gusta de enfatizar la calidad de su producción propia: sus informativos, sus caretas y autopromociones, sus dibujos animados. Cierto que incluso ha marcado tendencias sonoras con el concepto 'unplugged', esos conciertos en los que los músicos se 'desenchufan' en sesiones intimistas.

También, ay, puede alegar que Gran Hermano y demás aberraciones son herederos de The Real World, programa suyo que obligaba a siete representantes de la fauna juvenil a convivir en una casa llena de cámaras y micrófonos.

Aun así, la principal aportación de la cadena es la difusión del bastardo lenguaje del videoclip, una esponja que se aprovecha del cine, la publicidad y todas las fuentes visuales posibles. Por el efecto de retroalimentación, el clip ha influido decisivamente en los anuncios y en los largometrajes. En la jerga de Hollywood se llama 'películas modulares' a las que contienen secuencias musicales que pueden ser extraídas para alimentar MTV y similares.

MTV recompensa a las estrellas que han sabido aprovechar las posibilidades de reinventarse con cada lanzamiento en su pantalla, caso de Madonna o U2.

Pero la evolución de la MTV no ha estado exenta de crisis. Desde las acusaciones de racismo, cuando hasta dudaba a la hora de programar a Michael Jackson, hasta el establecimiento de unos filtros morales que han derivado en censura previa (dados los costes, muchas discográficas consultan a MTV si tal vídeo sería aceptable). Aunque, por otro lado, la cadena tiene grandes tragaderas: ha aceptado como uno de sus hijos predilectos a Beck, que en sus inicios cantaba aquello de 'La MTV me hace querer fumar crack'. Además, junto con la programación más desenfadada -transmite las orgiásticas 'vacaciones de primavera'- sabe implicarse en causas políticamente correctas o entrevistar a un pillo simpático como Bill Clinton.

En sus inicios, MTV pudo imponer estéticas, al potenciar el tecno-pop británico, con sus vistosos vídeos. Hoy se deja llevar por las listas de ventas, que sugieren cambiar sin complejos del grunge a las prefabricadas boy bands. No hay nada personal en las decisiones que toman en sus oficinas neoyorquinas de Times Square: no se trata de preferencias musicales, sino de cubrir determinado target atractivo para los grandes anunciantes. De hecho, MTV ha sabido reproducirse por partogénesis, atendiendo a segmentos de mayor edad con propuestas como VH-1, aunque ha preferido dejar las músicas minoritarias - en Estados Unidos, desde el country hasta el rhythm and blues- a canales especializados.

La actual penetración mundial de MTV -según las cuentas de Viacom, llega a 340 millones de hogares- también es el resultado del fruto de una inteligente campaña de multiplicación. Hay 30 diferentes MTV en todo el mundo, en 17 idiomas, todas respetuosas con las diferencias culturales y legislativas de cada uno de los 140 países que reciben su señal (en España se ve por Canal Satélite DIgital y Via DIgital).

Sólo en Alemania, con Viva, y en Asia, con Channel V, la MTV ha chocado con competidores fuertes. Ha sido una globalización cuidadosa... e impecable: el responsable de la implantación de MTV International fue el ex militar William Groedy, graduado en West Point, veterano de Vietnam y antiguo responsable de una base de misiles de la OTAN. ¿Qué se creían? En la era del satélite éste es el Gran Juego.

No comments:

Post a Comment